Van camiones a tope en contingencia

8766480

  • En esta foto, tomada en la esquina de Washington y Colon, en Guadalajara, a las 7:40 horas, la unidad U-019 de la Ruta 622 iba a reventar. Foto: Cortesía
Fernanda Carapia/Mural

Guadalajara, México (10 abril 2020).- Pese a la emergencia sanitaria por Covid-19 y la promoción del Gobierno para mantener una sana distancia, en el transporte público los usuarios van “cachete con cachete, pechito con pechito y ombligo con ombligo”.

Si bien la conglomeración no es continua ni en todas las rutas, sí pasa en horas pico y derroteros con gran demanda como 380, 622 y 59.

“Pues de qué sirve que estén diciendo que te quedes en casa si no hacen cosas para evitar que los que tenemos que salir a trabajar estemos apretados”, refirió Rosa María Mora, usuaria de la Ruta 622.

A las 7:40 horas de ayer, la unidad 019 pasó totalmente llena. Los usuarios iban de pie, pegados unos a otros; parte de la estrategia gubernamental para evitar el contagio de coronavirus es mantener una distancia de cuando menos un metro entre una persona y otra.

MURAL realizó un ejercicio de observación entre las 14:30 y las 15:30 horas sobre Avenida Washington y se percató que de 12 unidades de la Ruta 622, la mitad iba llena, con gente de pie.

Este derrotero, pese a ser ya parte de Mi Transporte, no tiene una regularidad de paso; la frecuencia más corta entre una unidad y otra fue de 5 minutos y la más amplia, de 10.

De la Ruta 55 pasaron seis unidades, de las cuales dos estaban completamente llenas; de la Ruta 186 pasaron 13 unidades, todas con menos de 15 pasajeros.

El ejercicio también se hizo sobre el Periférico, entre las 12:00 y las 13:00 horas. Ahí, de 13 unidades de la Ruta 380, seis pasaron llenas.

Los choferes de estas rutas comentaron que la saturación en hora pico se da porque se disminuyó la frecuencia de paso de las unidades ante la baja de usuarios.

Desde el 13 de marzo, la Secretaría de Transporte anunció medidas para reducir los riesgos de contagio en el transporte público, entre ellas no reducir el número de unidades para no prologar la frecuencia de paso.

Además, se exigió la desinfección de los camiones al llegar a la base y, desde el miércoles, los choferes deben usar cubrebocas, el cual les será proporcionado por el Gobierno del Estado.