Es Línea 3 excluyente

4472098
En Belenes no hay elevadores, pero sí rampas largas con cuatro tramos inclinados. Foto: Fernanda Carapia
4472099
Tampoco hay ascensores en la terminal Mercado del Mar y falta detallar la banqueta en los ingresos. Foto: Fernanda Carapia
4472181
En la estación de Arcos de Zapopan sólo hay una pequeña línea con huella podotáctil que conduce al ingreso, pero no lleva al crucero. Foto: Fernanda Carapia

 

Fernanda Carapia/Mural

Guadalajara, México (30 mayo 2019).- Cierra los ojos. Intenta caminar a oscuras. Cruza una avenida de seis carriles sin ninguna orientación. Ubica un elevador o escaleras eléctricas que te lleven a un segundo nivel y toma su transporte.

¿Difícil? Pues a esto se enfrentará una persona con discapacidad visual que intente acceder a las estaciones de la Línea 3 del Tren Ligero (L3), según un recorrido hecho por MURAL.

Si bien en el interior hay escaleras eléctricas, en las inmediaciones falta infraestructura para que personas con discapacidad puedan trasladarse sin peligro y sin ayuda, como huellas podotáctiles.

Además, hay estaciones que no cuentan con elevadores, como la de Belenes, Mercado del Mar y Tlaquepaque Centro, lo que limita el desplazamiento de personas en sillas de ruedas.

Mientras que las de CUCEI, Plaza Revolución y Mar Egeo sólo tienen ascensor en uno de los dos sentidos, y en esta última no hay rampa para acceder e él, sólo escaleras.

Aunado a lo anterior, las banquetas se encuentran en mal estado, no hay cruceros seguros, balizamiento o semáforos auditivos que den tiempo al peatón para cruzar las avenidas por las que corre la L3: Juan Gil Preciado, Juan Pablo II, Ávila Camacho, Revolución y Las Torres.

Belén Vázquez, coordinadora del Observatorio Ciudadano de Movilidad, manifestó que hay preocupación por la falta de recursos para hacer adecuaciones en los alrededores de las terminales.

“No está presupuestado todo lo que tiene que ver con las obras complementarias, todo lo que va alrededor de las estaciones”, informó.

Es necesario, agregó, que se haga un estudio en cuanto a accesibilidad universal para que cualquier persona pueda hacer uso de este sistema de transporte.

“Deben tener todos los elementos de accesibilidad universal, desde los parlantes, las huellas dactilares, las huellas en el suelo para las personas que traen bastón y una cantidad de cosas que no están contempladas y que deberían de estar”, indicó.

Destacó que no sólo se debe ver en la zona inmediata, sino en todo el trayecto y en la interconexión con las otras líneas del Tren y sistemas de transporte.

“De nada nos sirve tener una estación muy moderna y todo, pero que hasta cinco cuadras más haya otra o encontremos una ciclovía; tenemos que pensar la Ciudad en torno a lo que se tiene, y a hacerla más accesible y conectada”, subrayó.

Tampoco, agregó, hay presupuesto para la reparación de casas y calles que se vieron afectadas por la construcción, y no sólo aquellas que están sobre las avenidas por donde pasa la L3, sino zonas que han padecido por desviación de rutas o, incluso, inundaciones.

MURAL publicó ayer que de las 13 estaciones elevadas, 11 van a dar a ingresos de tiendas, banquetas angostas, islas de concreto o paradas de camiones, lo que complicará el acceso a los usuarios en general.