Ante el apuro, traslado ilegal

7685667

  • Ni los mototaxis ni las camionetas están previstos en la ley. Son irregulares, pero necesarios según los usuarios, lo que ha llevado a la autoridad a tolerar su uso. Foto: Raúl Méndez
Fernanda Carapia/Mural

Guadalajara, México (25 febrero 2019).- Un mototaxi entra y sale del Fraccionamiento Puesta del Sol. En cada viaje trae hasta tres personas, quienes pagan 20 pesos para que los lleve a la parada del camión; si no, tendrían que caminar más de un kilómetro en total oscuridad.

Aún no amanece sobre Avenida Estrella, en Tlajomulco, y hay más de 50 personas esperando el camión; por fin, una unidad de la Ruta 619 naranja llega, pero sólo caben dos pasajeros que quedan “pegados” a la puerta.

El tiempo corre. Al fondo, un hombre oferta un servicio más rápido, pero caro.

“A la estación del Tren, sale a la estación del Tren”, grita afuera de una camioneta blanca.
Ana no tiene otra opción. Ya han pasado tres camiones y todos a reventar. Saca 30 pesos de su bolsa y aborda el taxi colectivo.

Ni los mototaxis ni las camionetas están previstos en la ley. Son irregulares, pero necesarios según los usuarios, lo que ha llevado a la autoridad a tolerar su uso.

La sanción para ellos es de 150 a 200 veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización, es decir, de 12 mil 673 a 16 mil 898 pesos.

Según un estudio presentado por el Estado, el 95.6 por ciento de los 2 mil 330 mototaxistas en Jalisco se inclina a que el servicio sea regularizado.

Además, hay camiones que salen de su derrotero para aprovechar la situación y agarrar pasaje; otros, de plano improvisan y, por 10 pesos, prestan el servicio a bordo de camionetas y autos.

Es justamente Tlajomulco el Municipio metropolitano donde se presentan mayores deficiencias en el transporte y falta de conectividad, principalmente la zona Valles.

Esto puede atribuirse a una falta de planeación y al crecimiento poblacional, que entre 2010 y 2015 fue de 31.8 por ciento, el segundo mayor de la ZMG, sólo después del 32.7 por ciento de El Salto.

Además, en Tlajomulco los cotos cerrados ocupan el 32 por ciento del territorio, el valor más alto de la ZMG.

Como una solución, el Gobernador Enrique Alfaro ha prometido una Línea 4 de Tren Ligero que dé servicio a Santa Fe, así como sistemas de BRT para “acercar” el aeropuerto con Huentitán, por ejemplo.

Mientras se consiguen los recursos para estos proyectos, el sur sigue desconectado en materia de movilidad, al igual que la zona de Tesistán y Carretera a Colotlán.

Para estos últimos casos, en Zapopan, un paliativo sería la Línea 3 del Tren Ligero, pero las labores están detenidas -debieron concluir en 2018- y faltan 4 mil millones de pesos para terminar, de los cuales, sólo se presupuestaron mil millones para este año.