GUADALAJARA INAMOVIBLE

920_GDL1684

Jonathan Ávila/ reporteindigo.com

El incremento exponencial de uso de vehículos particulares como respuesta a las deficiencias del sistema de transporte público estatal, mantienen al borde del colapso a la perla tapatía

La Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) se ha vuelto más compleja y así también las problemáticas cotidianas que deben enfrentar sus habitantes. Una de las más comunes es el transporte público, que engloba las deficiencias de un sistema añejo y mal estructurado, como lo han referido expertos en planeación urbana.

El estado de Jalisco cuenta con una población de poco más de ocho millones de habitantes –según los últimos registros del Instituto de Información Estadística y Geográfica (IIEG) de la entidad– donde más del 60 por ciento de los mismos reside en la región centro de la capital tapatía.

60por ciento de los jaliscienses utiliza sistemas de transporte público

 

La complejidad radica en que, a lo largo de los últimos 28 años, la cantidad de personas que viven en la ZMG subió 7.4 por ciento. Esto conlleva un incremento en L la demanda de vivienda y servicios básicos que han propiciado la continua expansión la ciudad, provocando a su vez que uno de los problemas cotidianos sean las largas horas desperdiciadas en el transporte público.

Un reciente estudio del observatorio Jalisco Cómo Vamos, hace hincapié en la duración del recorrido de un jalisciense en promedio; es decir, el tiempo que ocupan las personas para poder moverse a diario en la perla tapatía. El documento titulado ‘Moverse en GDL’ señala que una persona puede tardar hasta tres horas en trasladarse de un punto a otro en la ciudad.

“El modelo de ciudad dispersa y expandida dependiente del automóvil a largo plazo será insostenible”

– Roberto Aceves

académico UdeG

“Lo anterior pone sobre la mesa la importancia de enfocar las políticas públicas sobre movilidad y transporte colectivo a los grupos en condiciones de vulnerabilidad, con el objetivo de garantizar que todas y todos tengan acceso a las mismas oportunidades”, se lee en el análisis de Jalisco Cómo Vamos.

Las horas invertidas en transportes como Macrobús, Pretren, Tren Ligero y Trolebús, resulta fundamental para comprender la ralentización de los sistemas públicos de movilidad debido a su alta demanda, así como el incremento exponencial del parque vehicular de la metrópoli.

El observatorio ciudadano recalca que el gobierno estatal debe trabajar en la mejora de las condiciones actuales, teniendo en cuenta que en años recientes, el único gran proyecto de movilidad, la expansión de las red del Tren Ligero –impulsada por Aristóteles Sandoval en 2013–, no ha podido ser implementado en su totalidad.

PRÁCTICA DE RIESGO

Las malas condiciones del transporte público y la movilidad motorizada de la metrópoli tapatía también han repercutido en medios de transporte sanos y alternativos como la bicicleta. Las prolongadas distancias y la falta de infraestructura para la seguridad del flujo de los habitantes en estos vehículos provocaron que andar en bicicleta se convierta, al día de hoy, en una práctica peligrosa.

El domingo pasado, un hombre de la tercera edad que se transportaba en su bicicleta por el municipio de Tlajomulco fue atropellado por una unidad del transporte público que viajaba a alta velocidad. Cuando el camión embistió al hombre de cerca de 80 años, este último perdió la vida.

A pesar de que únicamente el dos por ciento de la población en el estado afirma usar esta clase de transportes de forma cotidiana, organizaciones como Bicicleta Blanca han puesto el acento en la mejora de la movilidad de la ciudad y la prevención ante el incremento de siniestros contra ciclistas y peatones.

La organización destaca que de los últimos 11 casos que involucraron muertes de ciclistas, siete han sido provocados por unidades del transporte público, por lo que expresaron su postura el pasado lunes 18 de febrero.

“Se requiere una reestructuración total: mejores condiciones laborales a las personas que operan las unidades, capacitaciones a las mismas, mejoras tecnológicas a las unidades y mayor infraestructura para garantizar la seguridad en el uso de la bici”, manifestaron a través de redes sociales.

El gobierno de Enrique Alfaro aseguró que hasta el momento se levantaron 8 mil sanciones a transportistas que salieron de la norma

Esta demanda obtuvo una reacción inmediata por parte de la coordinadora de Gestión Integral del Territorio, Patricia Martínez Barba, quien señaló que ya se está trabajando en un proyecto para la reestructuración del transporte público de la ZMG, una estrategia impulsada por la administración del gobernador Enrique Alfaro que será presentada para su evaluación en los próximos días.

“Lamentamos profundamente cada una de las muertes y no nos quedamos ahí. La Secretaría del Transporte a diario realiza supervisiones para evitar que los transportistas operen sin control. Llevamos casi 8 mil sanciones; esto tenía años que no se hacía”, expresó Martínez Barba.

IMPERIO DEL MOTOR

Para el 33 por ciento de la población en la ZMG la realidad es motorizada. De acuerdo con datos del 2018 de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas, el número de vehículos en la metrópoli ha incrementado a un millón 570 mil.

Ante la proliferación de taxis, mototaxis, vehículos particulares y motocicletas en la demarcación, se estima que existen 315 vehículos por cada mil habitantes, una elevada tasa que posiciona a la perla tapatía como una de las ciudades más congestionadas, en términos vehiculares, de Latinoamérica.

Sobre este panorama, el académico de la Universidad de Guadalajara, Roberto Aceves Arce, advirtió: “El modelo de ciudad dispersa y expandida dependiente del automóvil en el largo plazo, será insostenible, por ello se debe de transitar hacia el nuevo paradigma de la movilidad urbana, donde se priorice al peatón, la bicicleta y el transporte público”.