Nota de Diario público sobre instalación de bicis blancas

Cuatro bicis blancas más para no olvidar
Llegó a 20 el número de memoriales instalados en la ciudad para recordar a los ciclistas atropellados y muertos.

Llegó la noche y con ella un contingente de 40 ciclistas reunidos para recordar a los compañeros caídos. En punto de las 19:30 horas, divididos en tres grupos, partieron de la Plaza República con diferentes rumbos pero un mismo objetivo: colocar bicis blancas en memoria de los ciclistas atropellados y muertos por automóviles.

Un grupo fue al cruce de las calles Francisco Ayza y Felipe Ángeles, otro se dirigió hacia avenida Tepeyac, y el contingente más numeroso enfiló con dirección al cruce de las calles Roble y Ciprés, para después dirigirse a Cruz del Sur y avenida Mercado.

El paso de este último por avenida Chapultepec no inmutaba a los transeúntes, quienes seguramente pensaron que se trataba de uno más de esos paseos que se organizan de lunes a viernes, pero en éste no había ambiente festivo, ni disfraces… Ni siquiera mentadas de parte de automovilistas estresados.

“Siento que voy en un funeral. En Tepa [pues] soy de allá, todavía se usa que en los funerales vas atrás de la carroza fúnebre caminando, y hoy tengo esa sensación…”, dijo Patricia Martínez, de Gdl en Bici mientras pedaleaba.

Minutos después, en un cruce de calles muy estrechas, el de Roble y Ciprés, a las 19:52 horas se comenzó a instalar la primera bici blanca, sobre un poste de luz, a tres metros de altura, en memoria de Sergio Arturo Romo Orozco. Los camiones pasaban a centímetros de los ciclistas reunidos ahí, y éstos veían como, con ciertas dificultades, integrantes de Ciudad para Todos, Bici 10 y Gdl en Bici hacían la instalación.

“Es un movimiento muy bonito, lo vi en Internet y he mandado mensajes. Yo le mandé los mejores saludos”, dijo Sergio Arturo Romo Vital, hijo del ciclista atropellado, quien es abogado y asegura que el caso que lleva —el de su padre arrollado por un camionero— tuvo irregularidades.

Natalia Esquivel Méndez y su hermana Paola, de once y nueve años de edad respectivamente, e hijas de uno de los miembros del contingente, leyeron en voz alta un mensaje en memoria del niño que atropellaron en El Colli: “Los rinocerontes no tuvieron piedad y mataron a la mariposa, los rinocerontes son los autos y la mariposa es el niño que falleció, necesitamos más respeto y seguridad, más ciclovías y áreas verdes…”. En tanto, algunos vecinos curiosos escuchaban a las afueras de una tienda de abarrotes.

A la bicicleta conmemorativa se le amarró una lona con letras blancas sobre fondo negro: “Bici blanca, en memoria de un ciclista atropellado”. En lo que va de septiembre de 2009 a este mes de febrero se han colocado, contando las que se instalaron ayer, 17 bicicletas blancas en la ZMG.

Luego, el contingente, con algunos ciclistas menos, siguió por la calle Ciprés hasta donde converge con Cruz del Sur, para seguir hasta su cruce con avenida Mercado, donde los organizadores decidieron colocar la segunda bicicleta a nivel de suelo, ante la falta de implementos suficientes para elevarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s